25 octubre 2015

Luna Rossa Sport Prada

¡Muy buenos días!

¿Cómo estáis? Hoy me apetecía cambiar de tercios y hacer una reseña sobre una fragancia masculina. El motivo es que tengo varios perfumes para hombres de los que hablar, y aunque no puedo evitar tender de forma natural a fragancias femeninas, también me parece muy interesante comentarlos. Sobre todo porque hay fragancias masculinas y femeninas a las que no deberían poner etiqueta ni género. No me quiero anticipar, así es que voy a ir por partes. 


Lo primero que me viene a la mente cuando leo u oigo: "sport" es que han introducido notas frescas, ya sean verdes o cítricas, para moderar o rebajar la intensidad de la fragancia y hacerla más ponible, más refrescante. Pues bien, en Luna Rossa Sport, no es tan evidente ese carácter "sport".

He testado unas cuantas fragancias de Prada y he percibido una nota en común en muchas de ellas. No sé si es que mi olfato es más sensible a esa nota, o es que realmente está por todas partes. Es el aroma de almendra amarga. Quizás estoy más familiarizada con ese aroma. Curiosamente no me resulta del todo agradable, porque para mi olfato es algo punzante. 

Las notas que se reconocen en la fragancia son: jengibre, bayas de enebro, lavanda, haba tonka y vainilla. Nada más pulverizarlo sobre la piel se perciben las notas frescas de jengibre y bayas de enebro. En la salida, efectivamente es una fragancia fresca y aromática, como las clásicas fragancias masculinas. Se vuelve más dulce y cálida hacia el fondo con el toque de la vainilla y el haba tonka, en cuestión de un par de minutos, o quizás un poco más. 

Me he puesto Luna Rossa Sport en las dos muñecas en diferentes momentos, y no he detectado lo mismo, incluso tengo la sensación de que no me queda igual (¿?). Esto lo dejo para otro día, porque no es el primer día que experimento esto. De hecho, últimamente viene siendo habitual. 

Os tengo que contar una curiosidad, tengo un compañero de trabajo que lo usa de forma ocasional y cuando lo hace y lo percibo, mi olfato lo confunde con Alien de Thierry Mugler. No os escandalicéis,  porque en la muñeca izquierda, que es dónde primero me puse la fragancia, me está dando la misma impresión. No es que sean idénticas, para nada, pero probablemente comparten más de una nota en común. Ayer me pusé Alien para salir, y el aroma que deja de fondo en la piel guarda cierto parecido con el de Alien. 

Como no pretendo confundir, ni que se malinterpreten mis opiniones, prefiero insistir. No se parecen en absoluto, sin embargo, cuando el perfume se asienta en la piel yo detecto alguna que otra nota similar. Puede que sea la combinación de vainilla y el haba tonka, o es posible que Luna Rossa Sport también lleve ámbar como Alien. 

En Luna Rossa Sport convergen dos estilos de perfumería masculina, el clásico aromático, con notas frescas y el gourmand con notas dulces. Creo que he dicho en numerosas ocasiones que cada vez me gusta menos el estilo gourmand en fragancias femeninas, en las masculinas, no os quiero ni contar. Últimamente tiendo a aromas frescos y amaderados. 

Es una fragancia moderna, muy de tendencia. Me parece adecuada para el otoño o el invierno, puesto que como os he dicho, no es excesivamente fresca. No es muy ocasional, aunque yo personalmente no la usaría todos los días. La encuentro bastante versátil. Si no tenéis mucho presupuesto para fragancias, puede ser una buena inversión, ya que sirve tanto para diario, como para salir de noche. No me parece que tenga una fijación exagerada. 

Para las más atrevidas, o simplemente a las que les gusta experimentar con los perfumes, os recomiendo que lo probéis. Estoy convencida de que más de una se va a enamorar de esta fragancia. No es un perfume eminentemente masculino. 

No me queda mucho más que contaros. El packaging a mi no me resulta especialmente atractivo. Ni siquiera el chico que pone imagen a la fragancia ;-). Es guapo, es evidente, pero no me dice nada, creo que son los ojos, los encuentro inexpresivos. Si queréis opinar sobre el modelo, la fragancia, la firma o cualquier otra cosa que os haya venido a la mente con la lectura de la entrada, dejádmelo en los comentarios. ¡Qué tengáis una estupenda semana! Nos vemos muy pronto.

4 comentarios:

  1. Hola, guapa!
    Muchas cositas para comentar con el post de hoy.
    Para comenzar, el perfume no es masculino ni femenino. Creo que ya lo hemos hablado en alguna ocasión; de hecho, cuando nació el perfume, no existía esa clasificación. No era extraño que una mujer oliera a sándalo y un hombre a vainilla. El separar géneros es una cuestión mercantil (vender el doble basándonos en un sesgo), y de paso crear nuevos filtro absurdos que nos condicionen y nos aborreguen un poquito más, que a algunos personajes les viene muy bien que la gente sea lo menos espabilada posible.

    Sobre la almendra amarga, compartimos impresiones. Desde hace un año, o poco menos, es una nota que la encuentro hasta en la sopa, y no es agradable. Me chirría y deforma muchas otras notas, sobre todo, cuando las combinas con cítricos, queda muy extraña.

    Me llama la atención lo que comentas de que en una muñeca te huele de una forma diferente a la otra. Está claro que no somos seres simétricos, pero hasta ese punto, me choca un poco. Quizá tenga algo que ver con tus ciclos hormonales (puede que un ovario o una suprarenal esté más activa o inestable que el otro), pero eso ya es entrar en divagaciones, aunque sería interesante descubrir por qué te ocurre.

    Finalmente, me centro en la frgancia. Según la ibas describiendo, a mi, ni me parece sport, ni me parece "masculina". "Femenina" tampoco. Mezcla elementos que son casi notas estandarte de fragancias de uno y otro género, pero, con la vainilla y el haba tonka, a mi se me inclina más la balanza hacia una fragancia más femenina que masculina, pero contundente (como la de Alien), que me parece todo menos fresca. Es demasiado omnipresente para decir que es sport.

    Creo que las firmas, en su afán de abrir mercado, se están perdiendo por el camino, y a veces se les desvía el tiro, como en este caso.

    Muy interesantes tus reflexiones.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa

      Para interesante tu elaborado comentario. Has estado más que acertada en cuanto lo de la separación por géneros de las fragancias. Es así, y la historia está para corroborarlo.

      Me alegra saber que también has apreciado que la nota de almendra amarga está de moda. Existen también tendencias en perfumería, pasan algo más desapercibidas porque no damos la misma importancia al perfume que a la ropa, esto es así.

      Respecto a lo de mis muñecas, me ha sorprendido mucho tu comentario, es posible que sea eso, no lo sé. Aunque tendría que hacerme un estudio para averiguar si se trata de eso o es debido a otro motivo.

      Alien, es un perfume todo menos fresco, y curiosamente uno de los que creo, repetiré cuando lo termine. Sigo encontrando el parecido cuando mi compañero se perfuma con Luna Rossa Sport, y no sé porqué me produce tanto rechazo las fragancias gourmand o dulces en chicos. Me encantan cuando llevan fragancias frescas.

      Besos, y gracias, como siempre, por comentar.

      Eliminar
  2. Si huele a Alien al asentarse en la piel no la oleré siquiera porque no puedo con esa fragancia. A mí los perfumes de Prada me han gustado casi todos los que han sacado de mujer menos una EL de naranja que olía a ambientador caducado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me gusta Alien, lo uso de forma ocasional y me va fenomenal cuando hace frío. En verano o con temperaturas suaves, no me siento tan cómoda, aunque me deleito percibiéndolo en las demás. Es una fragancia fácil y usualmente reconocible.
      Mis gustos están cambiando, de hecho he regalado Infusion d'Iris y Candy Prada. Digamos que Prada ya no es una de mis marcas favoritas.
      Besotes :-)

      Eliminar

Gracias por comentar ;-)