08 diciembre 2014

Perris Monte Carlo Rose de Taif

Muy buenos días, chic@s.

Como os comenté en la última reseña he decidido seguir en el blog durante estas semanas porque merece la pena que haga un pequeño esfuerzo para contaros mis impresiones en este mes en el que los perfumes se convierten en uno de los regalos por excelencia. Hoy os traigo una entrada muy atractiva, especialmente para aquéllos interesados en descubrir nuevos horizontes en el mundo de la perfumería. Sin más preámbulos, comienzo...


Perris Monte Carlo nace de la pasión por la perfumería tras una dilatada experiencia de más de 50 años vinculado a este mundo. Comenzó trabajando en la distribución de otras marcas, y debido a esa pasión que he mencionado anteriormente, ha lanzado al mercado esta firma. La filosofía de Perris Monte Carlo es la de ofrecer fragancias exclusivas, prestigiosas y elegantes, empleando para ello una exquisita variedad de las materias primas más nobles.

Incluiría esta marca sin ningún género de duda dentro de la perfumería nicho. No sigue las tendencias actuales de la perfumería, emplea materias primas de excelente calidad y va dirigida a un grupo de clientes que buscan exclusividad y excelencia. 

Taif se encuentra en una región montañosa de Arabia Saudí, las condiciones que se dan en ella favorecen el crecimiento de una rosa de caracterísiticas únicas. De hecho, de esas rosas se obtiene el mejor aceite esencial de rosa del mundo. Durante el Imperio Otomano la región se llamó Rosa árabe. La fragancia hace un homenaje o tributo a esta materia prima tan excepcional. 

La rosa es una de las notas más frecuentes en perfumería, fundamentalmente femenina. Quizás por eso podríamos pensar que la fragancia o mejor dicho su aroma puede resultar convencional, ya que hay multitud de perfumes que tienen a la rosa como protagonista, no obstante, os puedo decir que me ha sorprendido bastante esta fragancia porque me parece muy especial. 

Es una fragancia floral, con absoluto protagonismo de la rosa. Las notas que se reconocen en este perfume son: rosa, geranio, limón, almizcle y nuez moscada. El geranio y el toque cítrico no pasan desapercibidos. La fragancia me resulta muy especial, porque tiene algo que conecta con mi memoria. A medida que evoluciona sobre la piel se perciben menos la nota de limón y geranio, y cobran protagonismo el almizcle y la nuez moscada, junto a la rosa. Me parece un aroma envolvente y místico, pero no cálido. Me transmite paz y relajación porque me imagino tomando un té especiado en un SPA con luz muy tenue, rodeada de cuencos de agua y petalos de rosa. Eso es, este perfume es como una infusión de té negro especiado con petalos de rosa, salvando las distancias.

Es un aroma clásico, muy elegante, refinado y totalmente atemporal, lo usaría en cualquier momento del día, aunque me lo imagino principalmente en situaciones formales. Deja estela y os puedo asegurar que no pasa desapercibido. El aroma de fondo en la piel resulta sensual. Desde mi punto de vista, y teniendo en cuenta mis gustos y su evolución en mi piel, creo que es mucho más adecuado en esta época más fría.

No me queda mucho más que contaros sobre este perfume. Espero haber sido lo suficientemente gráfica para describiros esta fragancia. Qué tengáis una estupenda semana, y los que aún siguen de puente, qué disfrutéis del día. Besotes y hasta otra.

2 comentarios:

  1. Me encanta cómo la has descrito, me la apunto porque me puede gustar muchísimo.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Diana, tu siempre tan agradable. Espero que te guste. Te podría decir que es mi favorita ;-) Besotes.

      Eliminar

Gracias por comentar ;-)