11 noviembre 2014

Retazos sobre perfumes

Muy buenos días.

Hace algún tiempo Miss Potingues me propuso elaborar una entrada en la que expusiera una serie de trucos a tener en cuenta a la hora de perfumarse. En un primer momento, la idea no me entusiasmó ya que algunos de esos trucos los he conocido a través de Internet, hay cantidad de webs o blogs que hacen recopilación de esos trucos y pensé que quizás resultaría algo aburrido el hecho de plasmarlos de nuevo en otro blog. Me he animado porque aunque algunos no son de mi propia cosecha, si que puedo aportar mi opinión sobre esos trucos, basada nada más y nada menos que en mi experiencia. No es que presuma de ella, pero si hay algo que puedo destacar es la gran cantidad de tiempo que he dedicado a mi gran afición, que son los perfumes.


Llevo muchísimos años descubriendo y coleccionando fragancias. He cometido muchos fallos, he aprendido también mucho, es por eso que espero que esta entrada aporte información útil para los que os apetezca adentraros en este apasionante mundo, o simplemente a los que quieran hacer un buen uso de sus fragancias, o que casualmente anden buscando un perfume que les defina.

En primer lugar, si andáis sumergidos en la búsqueda de una fragancia con la que os sintáis cómodos, os voy a dar una serie de pautas que os pueden resultar útiles. Primero de todo, olvidáos por un momento de los perfumes que tiene la gente cercana a vosotros, y resetear vuestro cerebro de los últimos lanzamientos y anuncios que habéis visto en prensa, televisión, internet, etc...

Poneos frente a la estantería de perfumes, y probad aquéllos que os resulten más atractivos visualmente. No es algo infalible, evidentemente, pero el diseño de los envases está pensado para atraenos y creo que en ese diseño tienen en cuenta el público al que quieren ir dirigido. Puede surgir el flechazo. Descartad los perfumes que tiene la gente de vuestro entorno, si queréis algo propio que os defina, empezar por los de vuestros amigos/as no es un buen comienzo.

Es importante que vayáis a la perfumería por la mañana, todo lo pronto que podáis, ya que el olfato está más fresco, y podréis apreciar mucho mejor el aroma de los perfumes. Hay una norma al respecto en cuanto al número de fragancias que se pueden probar en un momento. Parece ser que a partir de tres perfumes, nuestro olfato pierde facultades, y el resto de fragancias que probemos en ese momento ya no las percibimos en todo su esplendor. Yo os puedo decir que rara vez he cumplido esa norma, porque cuando veo muchas novedades, o se me antoja probar perfumes que no había visto en otra ocasión me vuelvo loca.

Si tenéis suerte y habéis creído encontrar la fragancia de vuestros sueños, os aconsejo que os probéis el perfume en cuestión en vuestra piel, y os déis una vuelta, hagáis tiempo para probar como se desarrolla la fragancia en vosotros. Hay perfumes que nos pueden resultar totalmente adictivos en el papel secante, pero que en nuestra piel no se desarrollan tan deliciosamente como en el papel, y es una pena. Si nos llevamos un perfume con el desembolso que ello supone, mejor si le sacamos todo el potencial. Yo reconozco que en muchas ocasiones he sido totalmente impulsiva, y es por eso que si podéis comprar con mucha más sensatez, ahorraréis bastante dinero.

Es importante tener en cuenta que para conservar los perfumes en buen estado deben estar alejados de focos de luz y calor. Yo, personalmente me enfado cuando doy con perfumerías en las que tienen las fragancias sobre estanterías con focos de luz. Sólo tenéis que tocar el probador para comprobar la temperatura que alcanzan esos perfumes. Ya sé que es marketing, que los expositores con luz llaman más la atención, pero estoy segura de que hay otros modos de iluminar las estanterías sin perjudicar los perfumes.

Para los que tenéis una o unas pocas fragancias no es tan necesario que las conservéis en lugares fríos y preservados de la luz solar, ya que se supone que si las usáis con frecuencia, no os durarán más de uno o dos años, esto en el caso de que sean tres o cuatro. Si vuestra colección es tirando a considerable como es mi caso, es muy conveniente por no decir imprescindible que las mantengáis en sitios cerrados, y fríos. Yo personalmente las conservo en cajas de cartón dentro de un armario. El motivo es que con la llegada del frío, ponemos la calefacción y os puedo asegurar que el calor es aún más nocivo que la luz del sol. Hago cambio de perfumes, al igual que hago con la ropa cuando cambiamos de estación.

Hasta aquí la entrada de hoy, he decidido divirla en tres bloques ya que en conjunto el contenido es muy extenso. Espero que os haya resultado amena, interesante y útil. Si os ha gustado, el próximo lunes tendréis la segunda parte de la misma. Por favor, contadme todas vuestras impresiones, o aquéllo que os haya venido a la mente durante la lectura de la entrada. Gracias por estar ahí, besotes y hasta otra. Feliz semana :-D

6 comentarios:

  1. Me parece muy acertado yo también he cometido muchos errores, y he malgastado mucho dinero ahora soy mucho más reflexiva en mis compras aunque sigo teniendo más perfumes de los que me gustaría

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Estamos en las mismas circunstancias. Ahora nos toca gastar perfumes como locas ;-)

      Eliminar
  2. Muy interesante la entrada. Coincidimos con lo del almacaneaje y cambio de armarios perfumístico.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Es imprescindible cuidar los perfumes si tenemos una colección y queremos que duren. Besos!

      Eliminar
  3. Cada vez me gusta más tu blog, tenía que decírtelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias. Me alegra un montón :-D

      Eliminar

Gracias por comentar ;-)