15 septiembre 2014

Play intense Givenchy

Bonjour!

Poco antes de cerrar el blog por vacaciones os hablé de Rochas man, una fragancia bastante popular entre ambos géneros, ya que también resulta un buen reclamo para el nuestro olfato. Pues bien, a los pocos días llegó a mi poder una muestra de Givenchy Play intense, y me quedé impresionadísima al percatarme de reconocer un gran parecido entre ellas, pero no quedó ahí la cosa. Consulté sus notas olfativas, y podríamos decir que estos perfume son primos hermanos. Como no tenía mucho sentido hablaros en poco tiempo de dos fragancias masculinas tan semejantes dejé la reseña de esta fragancia para la vuelta de vacaciones, y aquí me tenéis, hablando de lo que bien podría ser un "clon", un término algo extraño en perfumería pero que resulta de lo más frecuente en el argot de las fans del maquillaje.


En primer lugar, y para tratar de explicaros un poco el contexto de mis impresiones, os diré que me gusta el aroma del café. No obstante si me dan a elegir entre té y café, no tengo mayor inconveniente en decir que me decanto por el té, por quizás muchas razones que desde luego se escapan de la temática del blog. En cualquier caso, que quede bien claro, que disfruto con el aroma del café, y que si no fuera tan sensible a los efectos de la cafeína, me resultaría mucho más complicado decidirme entre té y café.

Hoy he leído en una de mis redes sociales que el pasado no puede determinar nuestro presente, y en cierto modo, lo comprendo. Es necesario "desaprender" para seguir aprendiendo, pero creo que solo parcialmente, me explico. Todos hemos tenido en algún momento una mala experiencia con algo, o alguien. Si esa experiencia vital no sirviera para aprender a evitar según qué cosas o personas, tendríamos bastantes papeletas de volver a repetirla. Sé que aquí podríamos debatir respecto a nuestra postura respecto a la importancia de tener o no bien presente los errores del pasado, pero como he dicho en el caso del café, continuar profundizando en este asunto, escapa de la temática del blog. Aunque por supuesto, podéis opinar si os apetece.

Todo esto para explicaros que debo tener alguna mala experiencia con los perfumes que tienen como protagonista o secundario al café. Me están viniendo nombres y apellidos, A*men de Thierry Mugler, porque sólo pensarlo, me produce una sensación de agobio, cuanto menos mencionable. He tenido un par de temporadas con un olfato muy, muy sensible en las que no podía usar ciertos perfumes, y los aromas intensos me molestaban mucho. Tengo la impresión de que mi manía a A*men viene de una de esas dos etapas.

Las notas que componen esta fragancia son café, haba tonka, pimienta rosa, jara, pachuli, vetiver, mandarina y bergamota. El resultado es un perfume algo oscuro, licoroso e intenso, por no decir cargante. No me lo imagino o mejor dicho, no me lo quiero imaginar, en otros usos que durante la noche y/o en épocas frías, y no lo hago por el bien de mi olfato. Esta fragancia reúne unas cuantas de las "criptonitas" para mi sentido del olfato.

Hace unos años tuve un perfume de ámbar y "labdanum" que no esta otra cosa que la flor de la jara, y solo os puedo decir que el perfume me dejó tan en shock que tuve que regalarlo en poco tiempo. Otra de las notas que me dejan K.O. es el haba tonka. Tiene un aroma dulce, que podría asemejarse a la vainilla, pero a diferencia de ésta, el haba tonka me resulta irritante. Y ya os he comentado mis impresiones respecto a las notas de café en ciertas fragancias.

Otro de los perfumes que me ha venido a la mente al probar esta fragancia masculina ha sido Belle de Minuit de la colección Les Belles de Nina Ricci. Lo tuve hace años, y lo terminó mi madre, por razones obvias.

No sabría explicaros por qué perfumes que yo misma compro al cabo de un tiempo, breve o prolongado resultan siendo un auténtico despróposito para mi olfato. Por supuesto, y esto me encanta aclararlo en cada una de las reseñas que hago. El hecho de que a mi un perfume no me entusiasme por motivos totalmente subjetivos como desencuentros con ciertas notas olfativas, no quiere decir que el perfume deje de ser bueno.

Alejándome de esas circunstancias os diría que esta fragancia es claramente nocturna de esas que soléis usar los chicos porque nos resultan atractivas, o sugerentes. También os diría que por el toque licoroso y dulce del perfume, es mucho más adecuado para usar en otoño o invierno, puesto que con el frío a todos nos apetecen fragancias algo más intensas. Es un perfume que se proyecta muchísimo o lo que es lo mismo deja una gran estela, por lo que en ambientes cerrados podría resultar algo cargante.

Si os gustan perfumes como Rochas man, A*men de Thierry Mugler, Kokorico o Le Male de Jean Paul Gaultier, Lolita Lempicka Au Masculin, Dreamer de Versace, creo que os gustará Play intense de Givenchy. No me queda mucho más que contaros, solo que espero que hayáis pasado un rato entretenido y que tengáis una estupenda semana. Gracias por estar ahí, besotes y hasta otra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar ;-)