19 marzo 2012

Promesas no cumplidas

Muy buenos días, chic@s.

Llevo cerca de una semana disfrutando de un nuevo perfume. Y creo que es hora de asumir, de una vez por todas que soy incapaz de racionalizar la compra de perfumes, no es que sea una compradora compulsiva, es algo más profundo, me explico... 


Los perfumes suelen completar, acompañar, incluso equilibrar mi estado de ánimo. Y quizás porque se acerca una estación mucho más alegre, días más largos, temperaturas más suaves, me apetecía un perfume fresco, verde, con personalidad, perdurable, era una necesidad... ;)

Hay ocasiones en las que intento planificar el uso de ciertos perfumes, para reducir mi colección, y por fin me he dado cuenta de que por mucho que me organice, no voy a cumplir con esos objetivos porque me perfumo según lo siento. Admiro a mi madre porque es capaz de racionalizar el uso de sus perfumes, empieza con uno y lo termina. Yo, sin embargo, me canso de ellos, mucho antes de haberlos terminado. 

Me gustaría tener relaciones más duraderas y estables con las fragancias que tengo y he tenido en mi colección, y a pesar de eso, en mi trayectoria sólo he sido capaz de poner fin a dos perfumes. 

Haciendo balance, creo que sólo uno o dos perfumes, formarán parte de mi colección por muchos años, ni siquiera me comprometo a de aquí a la eternidad, pero bueno, algo es algo. Sois tan "cabeza loca" como yo, o más racionales como mi mami. ¡Qué tengáis una estupenda semana! 

5 comentarios:

  1. No suelo variar mucho de perfumes, pero tengo siempre al menos uno de verano, otro de invierno y otro muy especial para mí que uso en momentos que "lo necesito". Estoy totalmente de acuerdo contigo en que los perfumes tienen la capacidad de cambiar el estado de ánimo. Un abrazote. Tere

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja, yo también trato de hacer como tu amdre, pero sin éxito!!


    http://secondopilar.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. No soy nada racional para estas cosas... no tanto con perfumes pero si con otras cosas.
    Un besote!

    ResponderEliminar
  4. A mí me encantan los perfumes y siempre tengo varios abiertos. De hecho no podría tener sólo uno, porque me pasa un poco como a ti, que utilizo uno u otro en función de mi estado del humor, de la ocasión, etc.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Si te sirve de consuelo, yo tampoco soy capaz de ser racional con las compras de perfumes. Si no fuera por la economía, me compraba un mínimo de uno al mes. Y, cuando me enamoro de uno, me lo tengo que comprar sí o sí.

    Algunos los acabo y los repongo. Otros los acabo y se terminó nuestra relación. Y otros, como te pasa a ti, no consigo terminarlos y ahí se quedan. Pero todos me fascinan (o fascinaron en su momento).

    Besos

    ResponderEliminar

Gracias por comentar ;-)